Historia de la Diócesis de Ambato


AMBATO: BREVES DATOS

 


Los primeros datos que se conocen acerca de Ambato son los que se refieren a la fundación de la Gobernación de Quito. Con fecha de 28 de septiembre de 1563 se crea la Audiencia de Quito a la que pertenecen cuatro Gobernaciones. Al mencionar la  Gobernación de Quito menciona los nombres de Latacunga, Ambato, Riobamba, etc. como asientos es decir como cantones de aquella Gobernación. Lo que quiere decir que, Ambato, era entonces, una población de cierta consideración. Según González Suárez, "Latacunga y Ambato, al principio fueron reducciones puramente de indígenas; pero la situación de ellas, en medio del camino principal que conducía de Quito a Lima, Capital del Virreinato, y a Guayaquil y a Panamá, centro de comercio, provocó a algunos españoles a establecerse tanto en la una como en la otra ".Así comienza la historia de esta ciudad llamada a ocupar un sitial tan elevado en el Ecuador.

Este primer asiento de Ambato desapareció con el terremoto del 20 de julio de 1698. Según Julio Castillo Jácome (Album del Centenario p.12): "A eso de la una de la madrugada, el primer temblor echó por tierra, en pocos segundos, las casas e iglesias de la población. Luego vino un segundo, acabando con las pocas paredes que habían quedado en pie. Casi la totalidad de los vecinos, muchos de ellos sorprendidos en pleno sueño, fueron sepultados bajo los escombros de las propias casas. Los pocos sobrevivientes, pasados los primeros instantes de espanto y sorpresa, se entregaron a salvar a sus parientes y amigos. Pero, ni eso pudieron terminar porque, cuando menos lo esperaban, vieron venir sobre ellos un torrente de agua en cantidad formidable. Esta inundación borró por completo hasta el sitio donde se encontraba". Perecieron 556 personas de raza blanca y mil doscientos indígenas. En esta dolorosa prueba de la provincia apareció la Virgen de la Elevación con su maravilloso mensaje. “Yo soy la Guardiana. Yo, María, he aplacado".

Con motivo de este tremendo terremoto, los sobrevivientes cambiaron del sitio antiguo al actual. En 1756, según dice el autor que acabamos de citar, era una ciudad próspera y rica. Contaba con más de cinco mil habitantes de raza blanca; unos seis mil indios. Cuatro Iglesias. Su movimiento comercial había llegado a un apreciable grado de intensidad y su producción agrícola, causaba ya, por la opulencia, general admiración". En 1743 se presentó la primera solicitud al Virrey de Nueva Granada pidiendo el ascenso de Ambato a la categoría de Villa . El 19 de octubre de 1756, el Virrey del  nuevo Reino de Granada Excmo. Joseph de Solís Folcis de Cardona, mediante Cédula Provisional, expidió el título correspondiente, la misma que fue confirmada por el Rey de España en otra Cédula el día 11 de octubre de 1759".

En 1791 se quiso elevarla a la categoría de Corregimiento, pues el crecimiento de la ciudad era notable. Desgraciadamente sobrevino en las mismas circunstancias el segundo terremoto que volvió a destruir totalmente la ciudad. Con ello, pese a que se tenía preparado el Escudo de Armas, no se pudo elevar a Ambato a la categoría de Corregimiento. Efectivamente, el terremoto del 4 de octubre de 1797 fue de consecuencias desastrosas. "Hicieron erupción varios volcanes como el Tungurahua, el Altar, el Quilotoa, y el Igualata... Los muertos, sin contar los que perecieron en caminos y quebradas, fueron 7.836. Fueron destruidos 36 templos, 36 ingenios de moler trigo, 39 de azúcar, 9 obrajes y 18 haciendas ".

En la independencia de España del actual Ecuador, Ambato obtuvo la suya el 12 de noviembre de 1820. Desde entonces la nueva ciudad empezó a cobrar más y más importancia el 3 de julio de 1860 el territorio que actualmente constituye la provincia de Tungurahua es elevada, por decreto del Gobierno Provisorio, a la categoría de Provincia con el nombre de la Provincia de Ambato, nombre que fue cambiado un año más tarde con el nombre actual de la Provincia de Tungurahua. Desde este tiempo hasta fines de siglo, Ambato se convirtió en cuna de hombres grandes cuya fama, rebasando los límites nacionales, llegan a todo el mundo.

 

TERRITORIO DE LA DIOCESIS DE AMBATO

Esta es en síntesis la historia de este pueblo que se transforma en Diócesis el 8 de agosto de 1948. Su territorio se encuentra en la parte media del callejón interandino, hacia la parte meridional, en la región conocida en la geografía con el nombre de Hoya de Latacunga y Ambato. Confina al Norte con la Provincia de Cotopaxi; al Sur con la de Chimborazo; al Este con Napo - Pastaza y al Oeste con la de Bolívar. "Bastante irregular en su geología, el territorio de Tungurahua es montañoso y llano alternativamente, lo que contribuye a darle una fisonomía particularísima, llena de atractivos  y sorprendentes contrastes. La misma diversidad de accidentes característicos del territorio determina, en su parte, su aspecto climático e influye en su productividad. Se encuentran los más variados climas: Desde el cálido tropical, hasta el glacial. Así es su vegetación". Tiene una extensión de 4370 kilómetros cuadrados, es por lo mismo territorialmente hablando, una de las más pequeñas provincias del Ecuador.



La Provincia de Tungurahua goza, en general de un clima primaveral, especialmente en la zonas de Ambato, Baños y en el valle del Patate. Gracias al esfuerzo de sus habitantes, pese a haber sido una tierra desértica, por la falta de agua, el esfuerzo creador y perseverante del pueblo, ha logrado convertir estos eriales en una zona fértil y fructífera. Aunque se ha dado el calificativo a la ciudad de Ambato, de ciudad de las Flores y las Frutas, se puede decir que toda la provincia es un huerto y un jardín donde  la mano del hombre trabaja incansablemente por mejorar las condiciones de la tierra y la producción.  “Los tungurahuenses han hecho del desierto una huerta y un jardín” decía el sabio lazarista francés P. Andrés Farget, geólogo, físico, rector del Seminario  Menor San Luis de Quito.

Es la única provincia del Ecuador que no tiene problema agrario, o si lo tiene, este problema es distinto del problema de las otras provincias donde el latifundio ha creado situaciones difíciles entre los trabajadores y los terratenientes. En la provincia de Tungurahua, el problema mayor es el del minifundio, pues la propiedad se halla dividida y subdividida en pequeñas parcelas que no permiten cultivos en grande escala. Existen muy pocas propiedades que podrían llamarse haciendas, en realidad no existen sino dos o tres propiedades con extensiones de más de dos mil hectáreas.

POBLACIÓN.- Tungurahua es no solamente el territorio de donde el índice de crecimiento demográfico es el más elevado, sino que también es la zona más densamente poblada de todo el Ecuador. Segundo lugar en densidad después de Guayaquil, en la actualidad tiene 434.465 habitantes de acuerdo con los datos de la Oficina Nacional de Estadística.

Los pobladores son muy trabajadores y laboriosos. Por lo mismo, si bien por causa del estado general del subdesarrollo  en que ha vivido por mucho tiempo el Ecuador, también en Tungurahua, hay grande pobreza en algunos casos, miseria. Se puede decir, sin embargo, que la gente de Tungurahua es la que mejores posibilidades tiene pues toda la provincia es una verdadera colmena de trabajo. Los pobladores, inclusive de la zona rural, aparte de dedicarse al cultivo del campo, trabajan en diversas artesanías que dan fisonomía a cada grupo humano. Así por ejemplo hay poblaciones que se dedican a la confección de zapatos; otros a la confección de camisas; otras a la ropa confeccionada; otras a la industrialización, en la pequeña escala, de la cabuya, del cacao, etc.

De los cuatrocientos treinta y cuatro mil cuatrocientos sesenta y cinco (434.465 habitantes) de la provincia, unos cien mil, más o menos, son indígenas puros que viven en las montañas, agrupados en comunidades primitivas. Algunos viven en pobrísimas chozas de una sola habitación en una promiscuidad espantosa; comen muy poco y en general alimentos nada nutritivos; también el vestido es simple e insuficiente. En su habitación se defienden del frío con el humo de la cocina; son víctimas de numerosas enfermedades, especialmente venéreas; generalmente son analfabetos y el trabajo principal es el pastoreo o el cultivo en pequeña escala. La mortalidad infantil tiene un índice muy elevado. En general, la raza indígena vive en condiciones infrahumanas. Todos los indígenas se llaman católicos en realidad son simplemente religiosos; su cristianismo está adulterado por muchas supersticiones, magias y tradiciones. El resto de habitantes es blanco, en pequeña escala, o mestizo, en mayor número. El campesino, en general es muy religioso, es más bien sano moralmente, trabajador y honrado. En la ciudad preferentemente se halla establecida la clase blanca.

Generalmente tiene instrucción y tiene más nociones religiosas, aunque distan todavía mucho de vivir la fe y la doctrina enseñada por Jesucristo. Sin embargo, se puede hablar de un capital humano muy valioso. Constituida en provincia independiente el 3 de julio de 1860, ha sido, desde entonces cuna de hombres grandes, algunos de fama internacional. Entre ellos se destaca Juan Montalvo, escritor fecundo y muy castizo conocido no solamente en América Latina, sino también en Europa. De igual celebridad gozan, Juan León Mera, Juan Benigno Vela, Luis y Nicolás Martínez; Pedro Fermín Cevallos y muchos otros escritores de alta categoría.

Ha producido almas santas como Carmen Barona y el Obispo Juan María Riera, cuyos procesos de beatificación se han querido introducir algunas veces. Han sido siempre numerosas las vocaciones sacerdotales; los sacerdotes de Tungurahua se hallan dispersos no solamente en las Diócesis y en las Congregaciones tanto de hombres como de mujeres, sino que también se hallan diseminados dentro y fuera del Ecuador, cumpliendo importantes misiones. Hasta el presente, desde su independencia ha dado a la Iglesia cuatro Obispos; uno de ellos, Mons. Juan María Riera que murió con fama de santo; Fr. Tomás Iturralde, Monseñor Vicente Cisneros, actualmente Obispo de Ambato y Monseñor Raúl López, actual Obispo de Latacunga.

DIVISIÓN CIVIL.- Cada parroquia está compuesta por diversas agrupaciones humanas que se llaman en la ciudad, barrios, en la parroquias, caseríos. Hay parroquias que tienen muchos barrios  o muchos caseríos. Las comunidades indígenas pertenecen a estos territorios civiles, aunque muchas veces tienen también ellos sus propios cabildos, sus propias leyes y sus propias autoridades. Los cantones están regidos por un Jefe político, por el Municipio y su Concejo. Las parroquias tienen su Teniente Político y las Juntas Parroquiales, cuya función es la misma de los Municipios en los cantones.

Provisionalmente está regida por un gobernador que es el representante Ejecutivo, por el Prefecto Provincial y su Consejo, por una Corte Superior de Justicia, una Dirección de Educación; un  Comando de Policía y un batallón del Ejército. Dentro de esta estructura se incorporan muchas otras instituciones de asistencia, de beneficencia, de promoción, de seguridad social, de mutua ayuda, etc.

 

AMBATO:  HOY



"Ambato es ya ciudad extensa y moderna. La audaz arquitectura del hormigón y el hierro se ve en todas partes, en edificios públicos. Y desde cualquier rincón que se lo mire se hace presente la torre de la nueva Catedral y su gigantesca cúpula, presidiendo el vivir cotidiano, llevando las armoniosas golondrinas sonoras de sus campanas para todos los actos en que los ambateños deben abrir el corazón para el júbilo o la tristeza.

Las páginas de mármol son pocas todavía en Ambato.... La idiosincrasia ambateña ha escogido más bien el bronce y la piedra para perpetuar sus gestas heroicas y para inmortalizar a sus hombres ilustres. Así esta más de acuerdo con su espiritual manera de ser, que se compagina con la fortaleza broncínea y al autoctonismo de la piedra tungurahuense... Sin embargo, tiene algunas páginas escritas en mármol, en lápidas y mausoleos de su cementerio. Allí, donde un nombre y una fecha, en más de una tumba, encarnan un capítulo de historia...

Visitando Ambato no se puede por menos que, obedeciendo a una suerte de la ley de gravitación, ir a parar a  la Casa de Montalvo. El Mausoleo o templo Montalvino, situado en el ombligo urbano, trae consigo funciones de imán. Un imán que hubiese caído en una cesta de frutillas circundada de estrellas y jazmines de Persia, declaró, con la diestra colocada sobre el lado izquierdo del pecho, uno de los muchos ilustres viajeros visitantes de la capital de Tungurahua". Estos datos han sido recopilados por el Licenciado Carlos Miranda.