PARROQUIA SAN ANTONIO DE PASA

Fundación Civil:19 de mayo de 1861

Erección Eclesiástica: 1769.

Santo Patrono: San Antonio de Padua

Breve Historia

La parroquia de Pasa es uno de los pueblos más antiguos de la Provincia de Tungurahua. Se remonta a la época prehispánica donde fue un cacicazgo indígena. Su último cacique fue Carlos Amanta. Posteriormente, debido a su aspecto geográfico, se convirtió en un paso obligado de las tropas españolas hacia la Cordillera de los Andes, de donde, según algunas versiones proviene el nombre de "Pasa". Al igual que los demás pueblos de la serranía, fue sometido por los españoles y más tarde se daría lugar al mestizaje.

Fue anejo de Quisapincha y fue elevada a la categoría de parroquia civil en 1861 a través de la Ley de División Territorial. Su superficie es de 68 Km². Según otras versiones su nombre se debe a la constitución del suelo que en gran parte de su territorio es de "pasha", palabra quichua que significa greda. Según otras versiones su nombre viene de la lengua Aymara PACA, que significa Aguila Grande.

Historia del Templo de Pasa.- La arquitectura religiosa es la expresión de la fe y del sentir de un pueblo, donde se dan manifestaciones espirituales que son parte de la cultura. Un ejemplo de lo anotado constituye la Iglesia Matriz de la parroquia "San Antonio de Pasa". Fue diseñada por el Padre Brüning, sacerdote Lazarista de inmensa trayectoria en el diseño y construcción de numerosos templos a nivel nacional.

La Iglesia fue construida desde 1938 hasta 1946, según consta en una placa de piedra que se exhibe en la base de la fachada principal. Pero fue terminada en 1949, después del terremoto del 5 de agosto, que -dicho sea de paso- no afectó esta construcción, excepto un muro que estaba a medio construir. Los trabajos se iniciaron recolectando el material, imponiendo como obligación que cada feligrés que acuda a la iglesia lleve una piedra para la construcción del templo y aporte económicamente a través de la ofrenda.

Participaron en la construcción como maestro mayor un Sr. Chiliquinga, venido expresamente desde Quito. Con él colaboran los albañiles Juan Antonio Quilligana, Ramón Quilligana, José Changoluisa y Manuel Chamba. El templo que en casi la totalidad es de piedra labrada colocada fielmente de acuerdo a los planos del Padre Brüning, no fue terminado en la parte de la cúpula, donde se ha improvisado una cubierta de teja y madera que persiste hasta la actualidad. Las torres son de ladrillo y exhiben un reloj mecánico que presta sus servicios hasta hoy.

Esta iglesia responde a una tipología religiosa influenciada por un estilo artístico romano. Su esquema de planta se presenta en forma de una cruz latina, donde se diferencian los espacios por su función. La fachada principal y los muros laterales son totalmente de piedra, en los que resaltan los arcos de medio punto para las ventanas que iluminan la nave del centro. Este templo constituye una de las joyas arquitectónicas de mayor valor en nuestra provincia, por ser una obra con un modelo propio de la tipología colonial. A pesar de las inclemencias del tiempo y sin recibir el mantenimiento debido, ha resistido en buen estado y es necesario que las autoridades civiles y eclesiásticas le den mayor atención.

Párrocos

P. Nicolás Meléndez

P. Víctor Manuel Pérez

P. Ulpiano S. Freire

P. Juan Poveda

P. Julio E. Miranda

P. José A. Durán

P. Leoncio Córdova

P. Norberto Villalba

P. Antonio Aldáz

P. Patricio López

Fechas Importantes